Estrategias de afrontamiento aquí y ahora

El concepto “estrategias de afrontamiento” parte del conductismo y tiene que ver con la manera en que la persona se enfrenta a las vicisitudes de su día a día. Hay distintas maneras de afrontarlo todo y ¡cómo no! de vivenciar esta experiencia que nos está pasando aquí y ahora.

A mí lo primero que se me ocurre, cuando reflexiono sobre esta extraña realidad, es darme cuenta de que cada quien intenta resolver la situación como lo hace en otro tipo de crisis vitales. Es decir que, si eres emocional, vas a poner la atención en cómo te sientes, mientras que si eres racional seguramente leas el periódico o escuches las noticias para saber cuáles son los datos más objetivos del día.

¿Qué nos trae de distinto el confinamiento a una crisis personal?

Obviamente que no podemos salir de casa y que no todo el mundo vive en las mismas condiciones. Unas personas disponen de terraza y sol en sus ventanas, lo que podríamos decir que es una condición ideal en estas circunstancias. También hay casas oscuras, pequeñas y además mucha gente que no tiene perro y no puede salir a dar un paseo. Es seguro que a estas personas el confinamiento se les debe estar haciendo más difícil. Pero ¿es seguro? ¿Son las condiciones físicas las que marcan cómo nos sentimos cada quién?  Si esto es así, quienes tienen perro, grandes terrazas y casas amplias no lo están pasando tan mal…

Del mismo modo, las que viven solas lo pasan peor que las que viven acompañadas. ¿Seguro? ¿Es así para todas las personas? No tener ni un momento de descanso, estar necesariamente en contacto todo el tiempo, sin poderse aislar un segundo… ¿en compañía se pasa mejor?

¿Cómo interpretar la cantidad de cursos on-line, visitas virtuales a museos, tablas de gimnasia, libros, películas… gratuitas? Una vez más: contar con la tecnología lo hace pasar mejor. ¿Seguro? ¿No resulta estresante que no haya ni un momento de vacío, que siempre haya algo que hacer, que las personas de más edad se tengan que enfrentar a cómo se le complica la “virtualidad” mientras que las más jóvenes contacten con la imposibilidad de concentrarse en algo que no sean imágenes?

Creo que nos están pasando muchas cosas y que no tenemos herramientas para analizarlas todavía. Estamos metidas en el ojo del huracán y estoy convencida de que, sabiendo que las condiciones materiales y las redes emocionales son importantes, quien peor lo está pasando es quien más dificultades tiene para estar consigo misma y es menos ducha, o está menos entrenada para alejar sus propios demonios.

Somos seres sociales, podemos aprovechar para interesarnos, de verdad, por quienes hemos ido dejando por el camino a lo largo de nuestro recorrido.

Esta situación nos brinda una oportunidad para escucharnos sin apresurarnos y mirar a nuestros propios bloqueos cara a cara.

Tómate cada día un tiempo para ti, es el mejor regalo que puedes hacerte y confía en que encontrarás la respuesta a lo que necesitas aquí y ahora.

Descansa, medita, intenta vivir con tranquilidad, calla el afuera…

Y, sobre todo, sigue las indicaciones sanitarias, esta es una más, pero no menos importante.